Kelly Arrontes inicia su segunda pintura mural de 125 metros lineales que tendrá a la célula como hilo conductor en el Parc Científic de Barcelona (PCB).

Artículo La Vanguardia